Un llamado a la acción

2 de abril, 2024 por Kimberly Orr

¡Alabado sea el Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su
gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo
mediante la resurrección de Jesucristo,
para que tengamos una esperanza viva...

— 1ª de Pedro 1:3 (NVI)

Mientras nos preparamos para celebrar la Resurrección de
Jesucristo en esta temporada, recuerdo el amor perdurable de
Dios por la humanidad a pesar de todas sus fallas. Al resucitar a
Jesús de entre los muertos, Dios mostró que la muerte no puede
vencer el amor arraigado en el carácter inmutable de Dios. Este
amor no es variable ni caprichoso; es una fuente constante y
consistente de transformación positiva en el cosmos.
A través de la Resurrección, Dios nos ofrece la esperanza de
una vida nueva, incluso frente a la guerra, el espectro de la salud
quebrantada y las divisiones que el miedo y el odio causan entre
las personas. La victoria de Jesús sobre la muerte apunta al cielo
nuevo y a la tierra nueva mencionados en 2ª de Pedro 3:13 y
Apocalipsis 21:1.
El amor de Dios revelado en la Resurrección es también un
llamado a la acción. Es un recordatorio de que estamos llamados
a renunciar a nuestros derechos y temores para amar a los
demás como Dios nos ha amado y trabajar por la reconciliación
de todas las cosas. La Resurrección es un llamado a vivir en el
poder del Espíritu Santo y ser agentes del amor y de la gracia de
Dios en el mundo.
El amor de Dios es firme, constante y lo suficientemente
poderoso como para superar incluso los
mayores obstáculos. Mientras celebramos
la victoria de Jesús sobre la tumba, que nos
inspire a vivir este amor y a compartirlo con
todas las personas que nos rodean.

— Reverenda Kimberly Orr
Editora mundial,
The Upper Room


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles

Imagen por: Guy MOLL