El Aposento Alto está aquí para usted en estos tiempos de ansiedad. Haga clic aquí

Sugerencias para la sanidad y la renovación

25 de marzo, 2020 por Flora Slosson Wuellner

Siete sugerencias para la sanidad y la renovación en medio del estrés y la ansiedad

por Flora S. Wuellner

Dios anhela sanarnos y renovarnos en estos tiempos difíciles. Cuanto mayores son nuestras responsabilidades, más profunda es nuestra necesidad de sustento.

Jesús llenó las redes de sus discípulos, encendió un fuego en la playa y los calentó, cocinó y les sirvió el desayuno antes de enviarlos a alimentar a los hambrientos del mundo (Juan 21).

Aquí hay algunas formas sugeridas por las cuales Dios puede alimentarnos a un nivel profundo. Cada uno de nosotros responde al amor de Dios de maneras únicas, por lo que podemos encontrar algunas de estas sugerencias más útiles que otras.

1. Es de vital importancia ser conscientes y honrar nuestros sentimientos, y dejar que el amor de Dios nos envuelva a medida que los sentimos: ya sea ansiedad, ira, aflicción, soledad. Jesús sintió todas estas cosas y confió en Dios lo suficiente como para compartirlas.

2. Es profundamente curativo también compartir lo que sentimos con un amigo de confianza o un grupo pequeño, especialmente aquellos que saben cómo orar con nosotros y por nosotros, que saben escuchar sin interrupción y prescripciones espirituales instantáneas.

3. Es a la vez sanador y fortalecedor, en medio de situaciones de conflicto y ansiedad, prestar atención a nuestra respiración y notar dónde nuestros cuerpos se sienten especialmente estresados, tensos e incómodos. Entonces, ayuda pensar en el Cristo viviente a nuestro lado, envolviéndonos en la luz sanadora de Dios (o alguna otra imagen o pensamiento) especialmente alrededor de las áreas corporales tensas y estresadas. Luego, deje que la respiración se vuelva lenta, profunda y suave.

4. En medio de encuentros dolorosos o intensos con otros, ya sea en persona, por teléfono, por carta o por correo electrónico, podemos pensar en la luz de Cristo que envuelve a la otra persona, así como a nosotros mismos, refugiando, guiando y renovando a ambos, para que así ninguno se drene o absorba la toxicidad. Lo mismo se puede hacer en sesiones difíciles de algún comité o grupo. La Biblia está llena de imágenes útiles del amor protector de Dios: las manos, los brazos, las alas envolventes de Dios, las rocas fuertes, las montañas altas, los ríos curativos y las piscinas de agua viva, los campos verdes, la luz poderosa.

Para algunos de nosotros, una palabra hablada internamente es más útil: liberación, paz, amor, Cristo resucitado, espíritu sanador, etc.

5. Cada día animémonos unos a otros a tomar un tiempo intencional, aunque solo sea por unos minutos, solo para descansar en la cercanía de Dios, sin una agenda intensa. Esto llena nuestras reservas  internas de cuerpo y espíritu. Algunos prefieren sentarse o acostarse en silencio, o escuchar música especial. Algunos prefieren caminar y notar lo que Dios quiere mostrarles. A algunos les gusta bailar, estirar, pintar, trabajar en el jardín. Otros pueden desear sostener una imagen especial que les recuerde el amor de Dios, o una manta especial, una flor, una roca u otro objeto. Lo importante es sumergirse en la cercanía de curación de Dios sin agendas. Esto se puede hacer en varios momentos durante el día o en un momento especial, lo que sea mejor para nosotros.

6. Antes de una cita, una reunión de algún comité o grupo, un encuentro personal o un trabajo desafiante, podemos pensar en la promesa de Jesús de que él se adelantó para prepararnos un lugar (Juan 14: 3). Podemos imaginar o simplemente pensar en nuestro Sanador que ya está en ese lugar futuro, oficina, o habitación, llenando ese espacio con luz de poder, sanidad, Su luz que nos guía: la puerta, ventanas, sillas, escritorio, etc. Cuando nosotros y otros lleguemos a ese lugar futuro y experimentaremos y sentiremos la calidez y la fuerza de Dios que nos recibe. 7. Al final de un día completo y exigente, mientras nos preparamos para dormir, es recomendable el tomar algunas respiraciones lentas, profundas y suaves, y luego liberar los eventos y las personas que conocimos durante el día, en las manos de Dios o en el corazón de Dios. Esto nos ayudará a experimentar una sensación de profunda limpieza y liberación. 

Copyright © 2001 Flora S. Wuellner. Usado con permiso del editor, The Upper Room.

 


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment