El Aposento Alto está aquí para usted en estos tiempos de ansiedad. Haga clic aquí

Del Editor: Oración Viviente

19 de septiembre, 2017 por Stephen D. Bryant


Oración viviente es una forma en la que hablamos acerca de nuestra visión hacia las vidas espirituales de las personas, aquí, en El Aposento Alto. Hace años, nombramos a nuestro ministerio de la oración de intercesión como el Centro de Oración Viviente. Pero, ¿qué es  "oración viviente"? La frase es ambigua, ya que tiene un doble significado para nosotros, depende de cómo se lea (en inglés) “viviente (o viviendo)”, como un adjetivo o como un verbo. La Oración Viviente describe tanto una vida de oración vital así como denomina a la acción de convertir la oración como un modo de vida. 
 

 ¿Qué es

 “oración VIVIENTE”?


La oración Viviente describe una cualidad de oración que está viva para Dios y para dar vida. Todos nosotros conocemos su contraparte: la oración sin vida. La oración puede ser así por una cierta cantidad de motivos. Uno, la falta de honestidad de nuestra parte. Para Luther, la primera regla de la oración era “no mentir”. Dios sabe, ama, y quiere relacionarse con tu verdadera persona y con mi verdadera persona, y no con un impostor.  Otra causa es la falta de voluntad para escuchar lo que Dios quiere decirnos. Incluso una falta de voluntad para admitir nuestra falta de voluntad, no es capaz de contener el surgimiento de la gracia de Dios y de su orientación dentro de nosotros. Una tercera causa es el ateísmo funcional: viviendo como si Dios no existiera a pesar de nuestras  profesiones de fe. Es en esto donde encuentro tan útil a la liturgia diaria. Incluso cuando yo no sienta o no tenga ninguna percepción de Dios, dejo que la oración matutina en el  Libro de Adoración del Aposento Alto me sirva como mi diario despertar hacia la atención espiritual: “Cada nueva mañana está tu amor, gran Dios de la luz, y durante todo el día estás trabajando para el bien del mundo….”
La oración puede carecer de vida por estar en busca de orar de un modo ajeno al ejemplo que hemos aprendido u observado en nuestra niñez. La sabiduría ancestral enseña, “Ora como puedas hacerlo, no como pienses que deberías hacerlo”. Si te fuera de provecho  una exposición novedosa hacia nuestro rico patrimonio de la oración Cristiana, podrás encontrar la ayuda y orientación en cualquiera de los diferentes materiales del Aposento Alto, como lo es el clásico Libro de ejecicios del Aposento Alto, Oración Inicial, Cómo Orar, y El Camino de la Oración, así  como la orientación en línea en la sección de materiales de nuestro sitio web. Descubre tu camino para estar presente hacia la presencia de Dios contigo. 
La oración viviente no tan solo es una vida de oración vital, también es una vida activa arraigada en una conexión viviente con Dios, la cual se caracteriza por el vivir a semejanza de Cristo. La oración viviente es una forma de vida en plena oración, caminado con Dios, poniendo en acción la conversación con nuestro Creador sobre la marcha, viviendo y encaminándonos desde un corazón que escucha. La oración viviente es vivir cada momento a la vez al compás del amor de Dios.
Con la oración viviente, la interrogante no es, “¿Respondió Dios a nuestras oraciones?”, sino, “¿Nos pusimos a su alcance?”. Jesús oraba diariamente, y diariamente él se puso al alcance para ser la respuesta de Dios ante la necesidad de un mundo hiriente. Nuestras vidas, como la vida de Jesús, pueden llegar a convertirse en una oración viviente.


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment