SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO EN GRUPO

1 de noviembre, 2017 por Por el equipo editorial de The Upper Room


Jesús dijo: «…porque donde están
dos o tres congregados en mi nombre,
allí estoy yo en medio de ellos.»
— Mateo 18:20 (RVR)

Una vez por semana, reúnase con otras personas para tener
un tiempo de meditación y oración de aproximadamente una
hora. Puede reunirse cualquier día de la semana y reemplazar la
meditación de ese día por la meditación del miércoles.
• Comience por leer el pasaje bíblico que se sugiere, y siga con
la meditación del día permitiendo un minuto de silencio al
final de la lectura. Entonces, pida a los miembros que vean las
preguntas sugeridas para ese día en las páginas siguientes.
• Pídale a un miembro que lea las preguntas una por una en voz
alta, dando oportunidad a cada uno para contestar después
de la lectura. No obligue a nadie a contestar si no lo desea.
• Recuerde que cada persona piensa en forma diferente, y trate
de escuchar lo que el Espíritu Santo quiere decirle a través de
esa diversidad de criterios y experiencias.
• Pida a Dios dirección y decidan que acciones van a tomar esta
semana.
• Guarde silencio y oren juntos.

1 DE NOVIEMBRE: Guardián de la fe
1. ¿Hay en su familia un legado que haya pasado de generación
en generación? De ser así, ¿de qué se trata? ¿Por qué es
especial? ¿Qué historias representa?
2. Nombre alguna persona que le ha transmitido el legado de la
fe. ¿Cuál fue este legado? ¿Cómo puede usted transmitirlo?
¿A quiénes?
3. ¿Qué significa para usted ser un buen guardián de la fe? ¿De
qué manera es usted un buen guardián de la fe frente a las
demás personas?

4. Si usted pudiese pasar a la próxima generación una porción de
sabiduría espiritual o reflexión adquirida durante el curso de su
vida, ¿cuál sería ésta?
5. ¿Comparte su iglesia sabiduría espiritual o tradiciones de fe
con los miembros nuevos y las generaciones más jóvenes?
¿Es importante compartir dicha sabiduría y tradiciones?
¿Por qué sí? ¿Por qué no?

8 DE NOVIEMBRE: Libres de toda carga

1. ¿Vivió usted una experiencia similar a la de la autora, en la que
una persona le ha confesado algo? ¿Cómo fue esta experiencia?
¿Por qué cree usted que esta persona confió en usted? Y de lo
que le confesaron, ¿cambió la imagen que usted tenía de esa
persona? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?
2. ¿Con qué frecuencia confiesa usted sus pecados a otra persona?
¿Cuán a menudo confiesa sus pecados al Señor? ¿Con qué regularidad
cree usted que Dios desea que confesemos nuestros pecados?
¿Es importante la confesión para vivir una vida cristiana?
3. ¿Le resulta a usted sencillo confiar en otros, o es necesario
ganarse su confianza? ¿Por qué cree usted que para algunos
resulta más sencillo confiar que para otros?
4. ¿Alguna vez pidió usted perdón a Dios y luego le costó perdonarse
usted mismo? ¿Fue capaz de perdonarse? Si no fue así,
¿por qué?
5. ¿Se diría de usted mismo ser una persona que sabe escuchar?
¿Podría ser mejor? ¿Por qué es importante saber escuchar?

15 DE NOVIEMBRE: Una opinión para tener en cuenta

1. Recuerde algún momento de su vida en el que sintió que le
dejaban de lado. ¿Cuál fue la situación? ¿Cómo se sintió?
¿Cómo reaccionó?
2. ¿Alguna vez ofendió a alguien al dejarlo de lado, sin querer?
Describa la situación. ¿Qué aprendió? ¿Cómo respondió usted
a esta persona una vez que supo que le había ofendido?
3. La autora de la meditación de hoy dice: «. . . Dios nos elige. El
Señor no se olvida de nosotros y nunca nos abandona. Nos ama
de manera incondicional». Mencione algún momento en el que
experimentó el amor incondicional de Dios.

4. ¿Por qué es importante sentirse valorado e incluido?
¿Qué responsabilidades tenemos como cristianos para que
otros se sientan así?
5. ¿Se le ocurre a usted alguna persona de la comunidad de fe que
tal vez se siente dejada de lado? ¿Quién? ¿Qué podría hacer
usted para que se sienta esa persona más incluida?

22 DE NOVIEMBRE: Un tiempo con el Señor

1. ¿Con qué regularidad lee usted la Biblia? ¿Cómo elige qué
porciones leer? ¿Alguna vez leyó la Biblia de principio a fin?
¿Cómo le resultó? ¿Descubrió algo en las Escrituras que antes
había pasado por alto?
2. ¿Por qué cree usted que es importante para nuestra fe cristiana
leer las Escrituras? ¿Ha habido algún tiempo en su vida en
el que no dedicó tiempo para leer la Biblia? ¿Qué le estaba
sucediendo que le impedía hacerlo?
3. ¿Cuál de las traducciones de la Biblia lee usted con mayor
frecuencia? ¿Por qué esa traducción en particular? ¿Cree usted
que es importante leer y estudiar más de una traducción?
¿Por qué sí? ¿Por qué no?
4. Si tuviese que nombrar un pasaje de las Escrituras que ejerció
una gran influencia en su formación espiritual, ¿cuál sería?
¿Cómo influenció su vida?
5. En el próximo año, ¿qué disciplina espiritual diaria podría
poner en práctica que le ayudaría a mantenerse enfocado en
Dios? ¿Qué papel tendría la lectura de la Biblia?

29 DE NOVIEMBRE: El buen samaritano

1. ¿Con cuál de los personajes de la parábola se identifica usted?
¿Por qué?
2. ¿Alguna vez vivió una situación similar a la relatada en la
parábola, en la que estuvo en problemas y alguien inesperado le
ofreció ayuda? ¿Qué le enseñó esta experiencia? ¿Cómo cambió
su manera de responder ante quienes necesitan ayuda?
3. Recuerde algún momento en el que asistió a una persona a
la que no se suponía pudiese ayudar. ¿En qué consistió su
asistencia? ¿Cómo reaccionó esta persona?

4. Si tuviese que relatar esta parábola en el contexto actual, ¿cómo
sería? ¿A qué grupo de la sociedad pertenecería la persona
necesitada de ayuda? ¿Quién pasaría de largo? ¿Quién se
detendría a ayudar?
5. ¿Cree usted que Dios desea que ayudemos a los demás incluso
cuando esto podría traer problemas a nuestra seguridad y
comodidad? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?

6 DE DICIEMBRE: Orar por mis hijos

1. ¿Tiene usted el hábito o la costumbre de orar por sus seres
queridos con frecuencia? ¿Con qué regularidad lo hace?
2. La autora de la meditación de hoy indica que apuntó en un papel
los nombres de las personas por las que oraba y sus necesidades.
¿Cree usted que esta práctica es una buena idea? ¿Qué otras ideas
sugiere usted al momento de orar por sus seres queridos?
3. ¿Cómo definiría usted lo que es la oración en su vida? Cuán
importante es la oración en su vida devocional? ¿Qué lugar
ocupa la oración en su vida espiritual?
4. ¿Aunque el enfoque de la meditación es en la oración por los
hijos, ¿cree usted que podemos aplicar el mismo enfoque a
otras personas que conocemos que no sean nuestros hijos?
5. ¿Qué personas vienen hoy a su mente por las cuales desea
levantar un manto de protección a través de la oración?

13 DE DICIEMBRE: Igual que Tomás

1. ¿Cómo fue que se convirtió al cristianismo? ¿Nació usted en el
seno de una familia cristiana o se entregó a Cristo en algún otro
momento de su vida? ¿Se asemeja su experiencia más a la de
Saulo en el camino a Damasco o a la del autor de la meditación
de hoy? ¿O está en medio de las dos? Explique.
2. ¿Alguna vez tuvo dudas sobre algún aspecto de su fe y sintió
temor de admitirlas? ¿Sobre qué tuvo dudas? ¿Por qué tuvo
temor de admitirlas? ¿Alguna vez las resolvió?
3. ¿Cree usted que Dios nos comprende cuando dudamos?
¿Por qué sí? ¿Por qué no? Brinde algunos ejemplos tomados de
la Biblia para fundamentar su respuesta.
4. ¿Qué opinan sobre las dudas su pastor o su iglesia? ¿Es aceptable
la duda en su comunidad? ¿Cómo es que usted u otros

miembros de la iglesia han sido instruidos para manejar las
dudas y las preguntas relativas a la fe?
5. El autor de la meditación de hoy dice: «Estas historias nos
enseñan que dudar nos conduce a cuestionar, lo que a su vez
puede llevarnos a una comprensión más profunda de la fe».
¿Coincide usted con esta afirmación? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?

20 DE DICIEMBRE: Hágase tu voluntad

1. Para usted: ¿es sencillo o le resulta difícil orar para que en su
vida se cumpla la voluntad de Dios? ¿Cómo reacciona usted
cuando la voluntad de Dios y la suya no coinciden?
2. Cuando Jesús oró en el Jardín del Getsemaní, la noche antes de
ser crucificado, ¿qué cree usted que estaba pensando? ¿Qué nos
enseña la oración de Jesús en este lugar sobre la voluntad de
Dios versus la propia?
3. Piense en un momento en el que haya sentido que Dios le llamaba
para hacer algo, y usted se resistía. Describa la situación.
¿Finalmente respondió al llamado de Dios o no? ¿Por qué?
4. ¿Acaso Dios nos pide más de lo que podemos ofrecer? Explique.
5. ¿En qué momento luchó usted por confiar en Dios respecto al
resultado de una situación particular? ¿Qué aprendió de esta
experiencia sobre usted mismo? ¿Qué le enseñó sobre Dios?

27 DE DICIEMBRE: La experiencia de una transición

1. ¿Alguna vez en su vida pasó usted por un tiempo de transición
que condujo a nuevas oportunidades y bendiciones inesperadas?
¿Cuál fue esa transición y qué nuevas bendiciones recibió?
2. ¿Cómo maneja usted las situaciones de cambio? ¿Por qué cree
que el cambio es más sencillo para algunas personas que para
otras? Nombre algunos pasajes de las Escrituras que se refieren
a cambios. ¿Qué nos enseñan estos pasajes?
3. Describa un cambio reciente, grande o pequeño, que haya tenido
lugar en su vida. ¿Cree usted que los cambios constituyen
una parte necesaria de nuestra vida? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?
4. ¿Qué cambios enfrenta hoy por los que desearía esté orando su
comunidad de fe? ¿Qué desafíos podría presentar este cambio?
5. ¿A qué cambios se enfrenta hoy su iglesia o comunidad que
usted podría tener en oración? ¿Cómo podría sostener a su
iglesia o comunidad en este tiempo de cambios?


0 Comentarios
Ur sidebarheader devotional

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL