SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO EN GRUPO

1 de noviembre, 2018 por Por el equipo editorial de The Upper Room

Jesús dijo: «…porque donde están
dos o tres congregados en mi nombre,
allí estoy yo en medio de ellos.»

— Mateo 18:20 (RVR)

Una vez por semana, reúnase con otras personas para tener
un tiempo de meditación y oración de aproximadamente una
hora. Puede reunirse cualquier día de la semana y reemplazar la
meditación de ese día por la meditación del miércoles.
• Comience por leer el pasaje bíblico que se sugiere, y siga con
la meditación del día permitiendo un minuto de silencio al
final de la lectura. Entonces, pida a los miembros que vean las
preguntas sugeridas para ese día en las páginas siguientes.
• Pídale a un miembro que lea las preguntas una por una en voz
alta, dando oportunidad a cada uno para contestar después
de la lectura. No obligue a nadie a contestar si no lo desea.
• Recuerde que cada persona piensa en forma diferente, y trate
de escuchar lo que el Espíritu Santo quiere decirle a través de
esa diversidad de criterios y experiencias.
• Pida a Dios dirección y decidan que acciones van a tomar esta
semana.
• Guarde silencio y oren juntos.

7 DE NOVIEMBRE: Sábado 18 de abril de 2009
1. ¿Conoce usted a alguien que le ha inspirado a vivir como
Cristo a través de sus escritos y testimonios? Explique.
2. ¿Qué fue lo que más le impactó de esta persona que le inspiró?
3. ¿El autor de la meditación nos dice: «El apóstol Pablo no solo
predicó con sus labios, sino que fue movido por el Espíritu

Santo a escribir sus cartas...». ¿Tiene usted alguna carta preferida
entre las cartas del apóstol Pablo? Si tiene alguna, ¿por qué
esa carta es su preferida?
4. El Señor ha escrito un mensaje hermoso en nuestros corazones.
¿Puede resumir en breves palabras ese mensaje?
5. ¿Desea escribir una meditación para El Aposento Alto? En el
siguiente enlace: http://submissions.upperroom.org/guidelines?
locale=es puede encontrar sugerencias para escribir una
meditación.

14 DE NOVIEMBRE: Ser paciente

1. ¿Es usted una persona paciente o impaciente? ¿En qué momento
le resultó difícil cumplir el mandamiento de Pablo a los
tesalonicenses «…sean pacientes con todos» (1ª a los Tesalonicenses
5:14, RVC)? ¿Por qué? ¿Qué le enseñó aquella situación
sobre la paciencia? ¿Qué aprendió sobre usted mismo?
2. ¿Alguna vez una situación desagradable o frustrante resultó ser
una bendición o una razón para alabar a Dios? ¿Cómo afectó
esto la manera en que se enfrentó a situaciones similares a partir
de entonces?
3. ¿Cree usted que el mundo sería un lugar mejor si fuésemos más
pacientes unos con otros? ¿Por qué sí y por qué no?
4. ¿Qué ejemplos de personas pacientes puede hallar en las Escrituras?
¿Y los impacientes? ¿Cree usted que la impaciencia es un
pecado? ¿En algún momento es adecuado ser impaciente?
5. ¿Está batallando usted hoy con alguna situación que le irrita?
¿Qué, en esta situación, sería un motivo para alabar a Dios?

21 DE NOVIEMBRE: Domingo 7 de octubre de 2012

1. ¿Qué mensaje le sugiere las tres frases que menciona la autora:
«Te amo», «Eres perdonado» y «La cena está lista»?
2. ¿Qué significa para usted la experiencia de la Santa Cena?
3. ¿Se siente usted amado/a, perdonado/a? Si no, ¿ por qué no se
siente así?

4. Al recibir la Santa Comunión, ¿se siente aceptado, que es parte
de una comunidad y que ha sido transformado/a? Explique.
5. ¿Qué usted puede hacer para que otras personas puedan
sentirse amadas por Dios y bienvenidas a su mesa como
parte de la familia?

28 DE NOVIEMBRE: Seguir orando

1. ¿Con qué frecuencia invita gente a la iglesia? ¿Cuántos aceptan
su invitación? ¿Por qué cree usted que algunas personas son
reacias a aceptarla? ¿Qué les diría?
2. El autor de la meditación del día de hoy afirma: «Cuando perseveramos
en la oración y no nos damos por vencidos, sino que
continuamos pidiendo con fe, Dios nos contestará». ¿Esto es
siempre así? ¿Alguna vez Dios se negó a respondernos?
3. ¿Alguna vez oró usted mucho tiempo por algún motivo y Dios
le respondió muchos años después? ¿Por qué es que a veces se
toma Dios tanto tiempo en respondernos? ¿Por qué no nos responde
de inmediato?
4. El autor da muestras de la preocupación y de la compasión de
su amigo en un tiempo de dificultades. ¿Qué papel cree usted
que esto jugó en la decisión de asistir a la iglesia? ¿Qué nos dice
sobre cómo hemos de comportarnos respecto de aquellos por
los que oramos?
5. ¿Cree usted que Dios alguna vez se molesta si pedimos lo
mismo una y otra vez? ¿Por qué sí? ¿Por qué no? ¿Cómo podemos
distinguir entre el silencio de Dios a nuestras plegarias y
cuando dice no?

5 DE DICIEMBRE: Nuestros regalos

1. ¿Alguna vez recibió un regalo que tal vez no significase mucho
para otra persona, pero sí para usted? ¿Cuál fue? ¿Quién se lo
dio? ¿Por qué era tan especial?
2. ¿Sería posible devolver a Dios todo lo que nos ha dado? ¿Por
qué sí? ¿Por qué no? Ilustre su punto de vista con un ejemplo de
su propia vida. ¿Qué es lo que desea Dios que le regresemos a
cambio de lo que nos fue dado?

3. ¿En qué momento de su vida le fue difícil brindar sus dones?
¿Por qué?
4. ¿De qué manera espera Dios que utilicemos y brindemos nuestros
dones? ¿Alguna vez los ha usado usted para servirle de una
manera sorprendente? ¿En qué nuevas maneras podría utilizar
sus dones para servir a Dios y a las demás personas?
5. Identifique tres formas en las que podría mostrar su gratitud a
Dios durante la próxima semana a través de dar a otros.

12 DE DICIEMBRE: La gloria de los humildes

1. ¿Es usted una persona que se compara con los demás, respecto
de lo que usted vale? ¿Cuáles serían los estándares con los que
deberíamos medir lo que valemos?
2. El pensamiento para el día afirma: «Cuando mido cuánto valgo
según los estándares de Dios, soy suficiente». ¿Cuáles son estos
estándares de Dios? ¿Cómo podemos estar seguros de que estamos
valorándonos según los estándares del Señor?
3. ¿Qué le diría a alguien que se siente inútil? ¿Alguna vez se sintió
así? ¿Qué le ayudó a sobreponerse a estos sentimientos y alcanzar
la sensación de ser valioso en el Reino de Dios?
4. ¿Quiénes son los «humildes» en las Escrituras que Dios utiliza
para lograr grandes cosas? ¿Qué nos enseñan sus historias
sobre lo que Dios ve en nosotros y por qué nos valora? ¿Cuál de
estas historias le resulta más inspiradora y le alienta?
5. ¿Cuál, cree usted, es el propósito para el que fue designado?
¿Por qué es importante decir a otros que ellos son valiosos ante
los ojos de Dios? ¿A quién necesita en su vida decirle que es valioso
en el Reino de Dios?

19 DE DICIEMBRE: Sobre la conmoción

1. La autora de la meditación de hoy afirma: «Estaba confundiendo
estar ocupada con santidad, deseos con necesidades y
orgullo personal con ministerio». Explique sobre lo que piensa
que quiso decir con esta afirmación. ¿Cómo se relaciona usted
con su experiencia? ¿Alguna vez hizo usted lo mismo?

2. ¿Con qué frecuencia separa usted un tiempo en su agenda para
estar a solas con Dios? ¿Le resulta fácil o es un desafío? ¿Por qué
pasar tiempo a solas con Dios es importante para todos?
3. ¿Por qué necesitó Jesús pasar un tiempo a solas con Dios? ¿De
qué manera cree usted que esto fue de ayuda para su ministerio?
¿Cree usted que Jesús alguna vez se sintió abrumado y cansado,
al igual que nosotros?
4. ¿Alguna vez usted se «escondió» detrás de sus ocupaciones,
intentando ignorar un problema? ¿Qué ocurrió? ¿Qué aprendió
de esto? ¿Qué diría usted a alguien que está haciendo lo
mismo?
5. ¿En la próxima semana, comprométase a dedicar quince minutos
cada día para estar a solas con Dios. Para realizarlo, ¿qué
preocupaciones podría eliminar de su agenda del día? ¿Cómo
cree que será este tiempo junto al Señor y qué espera ganar?

26 DE DICIEMBRE: El pececito en la pecera

1. ¿Se sintió alguna vez «limitado» por las actitudes, juicios u
opiniones de otras personas? Comente sobre esta experiencia.
¿Qué hizo usted? ¿Qué dicen las Escrituras sobre nuestras propias
limitaciones y las limitaciones que ponemos a los demás?
2. ¿Qué cree que quiso decir el autor cuando afirma: «nuestra percepción
del mundo puede limitar las posibilidades ilimitadas
que nos ofrece Cristo»? ¿Qué significa tener posibilidades ilimitadas
en Cristo Jesús?
3. ¿Acaso Dios puso alguna limitación a nuestro ministerio y a lo
que podemos lograr en el mundo? De ser así, ¿cuáles son éstas?
¿Por qué Dios nos limitaría?
4. ¿Cómo cambiarían la iglesia y el mundo si todos creyésemos
que en Cristo todo es posible?
5. ¿Qué potencial ve en usted mismo para poder crecer? ¿Cuál
sería el posible crecimiento de los demás? ¿Qué tareas podría
hacer para alcanzar todo su potencial? ¿En qué formas podría
ayudar a otras personas a alcanzar su propio potencial?


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment
Ur sidebarheader devotional

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL