El Aposento Alto está con usted en este período de ansiedad. Haga click aquí

Septiembre-Octubre 2017 - ENCUENTROS INESPERADOS

1 de septiembre, 2017 por Andrew Garland Breeden (Tennessee)

En el otoño de 2016 me solicitaron que escribiera y leyera unas palabras para despedir a un amigo que había fallecido. Mientras reflexionaba sobre su vida y aquel momento en que se cruzó con la mía, descubrí que mi vida está colmada de personas que nunca hubiese creído conocer y pensé en la cantidad de relaciones forjadas con personas que jamás hubiese imaginado. Estas relaciones significaron mucho para mí. Cambiaron e influenciaron la dirección que tomó mi vida. Respecto de mi amigo, nuestras circunstancias y contextos fueron totalmente distintos. Él tenía ya más de ochenta años de edad; yo comienzo a transitar los treinta. Él era conversador y extrovertido; yo soy tranquilo y reservado. Él provenía de un pueblo rural de Kentucky; yo, de un pueblo a tres horas y media de distancia hacia el sur en Tennessee. No había razón alguna para que nuestros caminos se cruzasen o que nos hubiésemos hecho tan amigos.

Nunca sabemos quién podría entrar en nuestras vidas ni cómo. He oído referencias a la «providencia» o «la buena suerte», o «al camino de la vida». No estoy seguro cómo llamarlo, pero al pasar los años aprecio cada vez más la belleza y la gracia de las vueltas inesperadas que da la vida, y puedo ver la mano de Dios en ellas. Los pequeños puntos de inflexión son los mejores: los que apenas notamos hasta que, tomando distancia, miramos hacia atrás y pensamos, ¿Qué si esto no hubiese ocurrido? ¿Dónde estaría yo hoy? ¿En qué/quién me hubiese convertido?

Las vidas de muchos de los personajes de la Biblia se cruzaron en momentos inesperados e impredecibles, muchas veces preparando la escena para que Dios actuara de manera poderosa: Elías y el ángel, Josué y Rahab, Rut y Booz, Jesús y sus discípulos, Felipe y el eunuco etíope y, como aparece ilustrado en la portada de este número, la hija del faraón y Moisés. Nadie sabe qué pasará en su vida. No sabemos cómo será el viaje de un punto a otro, con quién nos encontraremos en el camino, o qué eventos imprevistos han de suceder. Aquel bebé rescatado de entre los juncos por la hija del faraón lideró a los israelitas en su salida de Egipto. ¿Quién lo hubiese imaginado? Cuando intento controlar cómo resultará cada situación me meto en problemas, y me agoto intentando que las cosas sean como yo creo que deben ser. A veces me pregunto sobre aquellas oportunidades perdidas o que creo haber perdido. Pero al mirar atrás veo cuán maravilloso Dios ha obrado en mi vida, en su mayoría en situaciones que no tenía planeadas ni me había propuesto. De haberlo intentado, jamás las habría pensado ni llevado a cabo. Esto debería darme algún mensaje.

Cuando conducía de regreso del funeral de mi amigo, reflexioné sobre todo el gozo, las maravillas y la sabiduría que aún no puedo vislumbrar y que él me las trajo y que continúan guiando mis decisiones y actos. Así, resolví que en el futuro haré lo posible para llevar una vida no fundada en el control sino en la confianza, confianza en Dios y en que Dios sabe lo que está haciendo en mi vida y en las de quienes me rodean. Si el modelo de mi vida y las vidas descritas en las escrituras son una muestra, sé que aunque el camino se complique, Dios está trabajando en algo especial dentro de mí. Lo descubriré a la vuelta de la esquina, de manera inesperada.

Varias de las meditaciones publicadas en este número tratan sobre el ceder el control a Dios, especialmente en circunstancias inesperadas y de prueba. Tal vez usted desee releer las meditaciones correspondientes a los días 1, 2, 9, 13, 16, 19, 23, 24, 25 y 29 de septiembre y 4, 5, 14, 16, 24, 25 y 26 de octubre, y luego responder a las preguntas para la reflexión que aparecen más abajo.


Preguntas para la reflexión:

1. Nombre una persona que haya cumplido un papel importante en su vida cristiana. ¿Cómo y cuándo conoció a esta persona? ¿Cómo influenció su vida?
2. Recuerde un «punto de inflexión» que haya vivido. ¿Qué ocurría en su vida en ese momento? ¿De qué manera este evento afectó la dirección en que iba su vida?


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL