En espera del Espíritu

1 de mayo, 2018 por Lindsay Gray

«Sucederá que en los últimos días, dice Dios, derramaré mi
Espíritu sobre toda la humanidad. . .».

— Hechos 2:17 (DHH)

En el día de Pentecostés, los discípulos de Jesús y la multitud


reunida fueron testigos del episodio más espectacular de las
Escrituras. Ellos escucharon un viento recio y vieron lenguas de
fuego sobre cada persona. Todos comenzaron a hablar y, pese a
que la gente provenía de diferentes naciones, cada uno escuchó
al otro hablar en su lengua nativa. El Espíritu Santo se movió
uniendo a personas extranjeras y revelando el poder de Dios.
La vida cristiana no es tan espectacular. En mi experiencia,
vivir una vida de fe muchas veces es orar cuando no encuentro
las palabras adecuadas, servir a otras personas mediante actos
de compasión y luchar por comprender la perspectiva y las
convicciones de los demás permaneciendo fiel a las propias.
Aunque sé y confío en que Dios está obrando en el mundo y en
mi vida, por momentos ansío esa certidumbre que transmiten
los sucesos descritos en el capítulo 2 del libro de Hechos.
Las meditaciones que aparecen en este número de El
Aposento Alto me recuerdan que la fidelidad no necesariamente
ha de estar marcada con luces de neón. Por el contrario, nuestros
autores comparten historias que se refieren a prácticas
cotidianas que los invitan a entrar en una relación más
profunda con Dios. Sus relatos me recuerdan los amigos y
familiares que nos han compartido su fe y moldeado nuestras
vidas. Estas historias, al igual que el relato de Pentecostés, nos
aseguran que no estamos solos. Cuando
prestamos atención al mundo que nos
rodea, podemos sentir que el Espíritu obra
en medio nuestro, conectándonos con
Dios y con una infinidad de personas
de fe alrededor del mundo. Al celebrar
Pentecostés, espero nos unamos para
descubrir las maneras en que el Espíritu
obra en su vida y en su comunidad.

—Lindsay L. Gray
Directora Editorial, The Upper Room


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment
Ur sidebarheader devotional

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL