Ochenta años de encuentros diarios con Dios

15 de febrero, 2018 por Jorge Berrios

Recuerdo cuando hace muchos años celebramos el cumpleaños de mi abuela materna, cumplía ochenta años. Fue una celebración de todo un fin de semana. La festividad comenzó con una pequeña reunión de la familia más inmediata el viernes en la tarde. Después, el sábado se llevó a cabo la fiesta grande con muchos parientes en una casa de campo que la familia rentó. El domingo continuó la celebración con un servicio especial en la iglesia donde mi abuela asistía.

El cumplir ochenta años es un motivo muy importante para celebrar. Este año 2018, El Aposento Alto celebra 80 años de encuentros diarios con nuestro Dios. Durante ocho décadas El Aposento Alto ha sido la guía de meditaciones diarias que muchas personas han utilizado en sus momentos de reflexión individual o en grupo.

Durante este año, con motivo de esta celebración, realizaremos un recorrido a través de los ochenta años de El Aposento Alto. En cada uno de los seis números de la revista incluimos una de las meditaciones que fueron publicadas en cada año en secuencia cronológica. Comenzamos este número de enero/febrero con la primera meditación publicada en El Aposento Alto el 1º de enero de 1938. Le damos gracias a nuestro Dios por todas las personas que han colaborado y han trabajado en la realización de esta publicación desde su nacimiento. También le agradecemos a Dios por cada una de las personas que utilizan esta guía y por las que esperamos la utilicen en el futuro. Al reflexionar en estos ochenta años podemos recordar a Samuel cuando tomó una piedra, la colocó entre Mizpa y Sen, y la llamó Ebenezer, «El Señor no ha dejado de ayudarnos» (1º de Samuel 7.12, NVI). El Señor no ha dejado de ayudarnos en estos ochenta años. Compartamos juntos la celebración.

¡Dios les bendiga!

Jorge Berríos, Editor Gerente

El Aposento Alto


1 Comentario
Iniciar sesión to leave a comment
Ur sidebarheader devotional

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL