El Aposento Alto está con usted en este período de ansiedad. Haga click aquí

La diferencia que marca la oración

1 de julio, 2021 por Lindsay Gray

La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.

— Santiago 5:16 (DHH)

Probablemente yo pienso demasiado en la oración. No
quiero decir que dedico todo el tiempo a reflexionar sobre ella o
que tengo ideas profundas sobre su naturaleza. Me refiero a que
muchas veces me descubro pensando demasiado: »¿Cuáles son
las palabras adecuadas? ¿Es valiosa mi oración? ¿Cuándo recibiré
una respuesta? ¿Hay algo mejor por lo cual orar? ¿Olvidé
orar por algo? ¿Acaso oro lo suficiente?». Enredarme en este tipo
de pensamientos me aleja de lo que mi corazón, mente, cuerpo
y alma saben y sienten sobre la oración. Orar marca una diferencia
— sea cual sea su forma y cuándo o cómo ocurra.
Las meditaciones que aparecen en este número son recordatorios
hermosos de todas las formas, tamaños y propósitos de
la oración. La oración se apoya en nuestra fe y nos conecta con
nuestro Creador. Es una frase corta o un fin de semana de soledad;
una expresión de cariño y esperanza para los seres amados
y nuestras comunidades. Es el antídoto para las preocupaciones
y una manera de recordar la bondad y la fidelidad de Dios. La
oración alienta la reflexión íntima y la honestidad con nosotros
mismos y con Dios. Modela nuestra visión de lo que puede ser,
la voluntad de Dios para el mundo y cómo podemos vivir esa
visión. Para los lectores de El Aposento Alto de todo el mundo, la
oración es la conexión diaria a una comunidad global. Por todas
estas razones y muchas otras, la oración marca una diferencia.
Más allá de la forma de su oración, estoy
agradecida de estar orando con usted.

— Lindsay L. Gray
Directora Editorial,
The Upper Room


0 Comentarios
Iniciar sesión to leave a comment

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL