El Aposento Alto está con usted en este período de ansiedad. Haga click aquí

Siempre vale la pena

1 de mayo, 2021 por Jorge Berrios

Jesús dijo: «Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el
Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y
les hará recordar todo lo que les he dicho». 
— Juan 14:26 (NVI)

Como madre, esposa y editora a tiempo completo, casi
siempre siento que tengo mucho para hacer y que mi tiempo
o energía no son suficientes como para cumplir con todo del
modo en que desearía. Casi todas las personas que conozco se
han sentido así alguna vez. Al afrontar los desafíos cotidianos,
y especialmente a la luz de la injusticia y el sufrimiento en el
mundo, tal vez es parte de la naturaleza humana preguntar:
¿Qué si no puedo ofrecer lo suficiente? ¿Qué pasará si mi mejor
esfuerzo no alcanza? ¿Acaso debería intentarlo? Los autores de
este número comparten historias de valor y perseverancia fieles,
que dan pie a una respuesta que resuena y nos alienta: ¡Sí! Los
esfuerzos por la justicia y el amor siempre valen la pena, aunque
parezcan insignificantes.
En el día de Pentecostés, Dios envió el Espíritu Santo a habitar
entre nosotros para que no tuviésemos que depender solo
de nuestras propias fuerzas. Aunque pensemos que lo que podemos
hacer u ofrecer no es suficiente, merece la pena hacer lo
correcto, entregar lo que tenemos, siendo quienes somos para
beneficio del mundo. El Espíritu Santo, quien nos consuela y
nos anima, reaviva el mensaje de Cristo en nuestros corazones y
nos envía al mundo a amar a nuestro prójimo.
Afortunadamente, Dios no pide perfección, solo fidelidad.
Nuestro Dios amoroso continuamente nos
llama a descansar y renovarnos, y luego nos
envía con la fuerza y el poder del Espíritu
Santo a amar y a servir al mundo nuevamente.


— Lindsay L. Gray
Directora Editorial,
The Upper Room


1 Comentario
Iniciar sesión to leave a comment

Acerca de la guía de meditaciones

La misión de la revista El Aposento Alto es proveer una forma práctica de escuchar la Escritura, de conectarse con los creyentes alrededor del mundo y de pasar un tiempo con Dios cada día.

Más detalles Imagen en acuarela por: Guy MOLL